Una de las formas de reducir los residuos que generamos es haciendo COMPOST en tu casa, es más fácil de lo que pensas. De esta manera recuperamos la fracción orgánica de tus residuos y a su vez lo aprovechamos ya que lo usamos como abono para tu huerta o bien para tus plantas.  El compost es un abono orgánico que te servirá para mejorar la tierra del jardín y para alimentar tus plantas. El compost mejora el suelo porque recicla los nutrientes de origen vegetal devolviéndolos a la tierra y a las plantas, y lo mejor de todo es que entrega vida, microorganismos, ongos, organismos, todos son vitales para el buen desarrollo de las plantas.

Existen muchas formas de clasificar la basura, en Argentina se usa una clasificación súper basica, ya que los dividimos en secos y húmedos. Los secos son los inorgánicos (papeles, cartones, vidrios, plástico) que son aquellos que se pueden reciclar gracias a otros pocesos. Por su parte los resudios húmedos  son los que nos interesan para hacer compost, y  son aquellos desechos de alimentos o del jardin provenientes de organismos vivos que se descomponen facilmente (Ojo, siempre deben estar crudos y no deben ser derivados de animales)

¿Cómo arrancamos?
Para que el proceso sea más efectivo y sin olores te recomendamos separar los residuos por color:
Verdes: Restos de frutas y verduras, cascara frutos secos,  cáscara de huevo, yerba, saquitos de te, filtros de cafe, pelos de gato o perro, servilletas de papel, especias viejas, hojas verdes, pasto y flores.
Marrones: Fosforos usados, restos del sacapuntas, carton y papel triturado, restos de poda, hojas secas.
HAY QUE EVITAR: lácteos, carnes, grasas, plantas infectadas, excremento de perro y por supuesto los residuos inorganicos.

El compost es un organismo vivo y necesita cuidados especiales.

La manera de armarlo es fácil, se puede realizar en composteras, que se airean fácilmente, si tenes jardín en un pozo o haciendo una pila o bien en macetas grandes con un buen drenaje. Hay que ir colocando los residuos de a capas, primero una capa de verdes, dos capas de marrones, y así lo vamos armando.

Paso a paso para compostar.
_ Ubicar el compostador sobre la tierra y a la sombra. (si es posible rastrillar la base de tierra o fabricar un lecho o una cama de ramas, paja, o cualquier otro material que permita la aireación y no se compacte.)
_ Aportar material en la proporción correcta: 2 partes de material fresco por 1 parte de material seco.
_ Triturar lo más posible los restos. Cuanto más pequeños más rápido se realizará el proceso. Recuerde que debe generar una estructura permeable, no debe permitir que se apelmacen los restos.
_ Airear los restos, mezclarlos bien de arriba a bajo y del centro a los laterales, para homogeneizar la humedad. No tiene que estar empapado ni seco. Para controlar la humedad hay que observar que el material tiene aspecto húmedo, pero no desprende líquido.

El compost estará listo en unos 3 meses en primavera-verano y hasta 6 en invierno. De todos modos recomendamos para ver si ya está en su punto, toma un puñado con la mano. Deberá tener un color marrón o negruzco similar al del mantillo, olor a bosque y estar frío debido a la falta de actividad microbiana. No reconocerás nada de lo depositado hace unos meses, excepto los trozos de ramas y piñas, las cuales se separan con el tamiz o con las manos y vuelta a introducir al compostador para que continúe su proceso y sirva de estructurante.

Ultimo Tip: el humus de lombriz también se utiliza en el proceso para preparar compost, es un aditivo que enriquece el suelo a partir de los residuos de lombrices. Las lombrices o gusanos de tierra se alimentan de desechos orgánicos de cocina para producir sus residuos, por eso si queres acelerar el proceso y darle más nutrientes animate a sumarle lombrices rojas o californianas.

Ahora te invitamos a que nos cuentes tu experiencia!!

0

Tu carrito