Sopa de Piedra

31/03/20

Atención: Sopa de Piedra es un cuento clásico y, por lo tanto, debe leerse con previo fervor… Respiren y comiencen.

 

Había una vez un mochilero que después de un largo viaje llegó haciendo dedo a un pueblito. No tenía donde quedarse ni qué comer. Pero pensó que algún vecino lo ayudaría.
Tocó la puerta de la primera casa que encontró. Una mujer abrió la puerta y el viajero le preguntó si tenía un poco de comida. La mujer respondió un tanto molesta:
—Lo siento, no tengo nada que darte.
Y cerró de golpe la puerta.
Entonces, el viajero tocó otra puerta, pero la respuesta fue la misma:
—Lo siento, no tengo nada que darte.
Y así, el viajero fue de puerta en puerta siendo rechazado una y otra vez.
Al ver que su plan no funcionaba, se dirigió a la plaza del pueblo, tomó una olla de lata que llevaba en su mochila, la llenó con agua del río, comenzó un fuego y dejó caer una pequeña piedra en la olla.
Mientras hervía el agua, un vecino se acercó a preguntar qué cocinaba.
El mochilero contestó:
—Estoy cocinando una rica sopa de piedra. ¿Querés un poco?
El vecino contestó que sí y encantado se ofreció a traer zanahorias para agregarle a la sopa. Y unos minutos volvió con diez zanahorias de su huerta y un poco de romero.
Otra vecina, con curiosidad, se acercó a los dos hombres y les preguntó qué cocinaban. El mochilero le respondió que cocinaban sopa de piedra con zanahorias.
—¡Qué interesante receta! —dijo la vecina. ¿Será posible agregarle papas y legumbres a la sopa?
—Claro que sí —exclamó el mochilero.
La vecina fue a su casa y volvió con un par de papas y un manojo de garbanzos.
Al rato, un joven pasó y se unió al grupo, trayendo a su madre y todos los platos y cucharas de su casa para compartir.
No pasó mucho tiempo antes de que muchos vecinos se acercaran a la olla, todos ofreciendo su ingrediente favorito: champiñones, cebollas, almendras, calabaza, sal y pimienta. Todos querían aportar con algo a la innovadora receta. Finalmente, el mochilero sacó la piedra de la olla y declaró:
—¡La sopa de piedra está lista!

Tan rica quedó que desde ese día, todos los años, se celebra la fiesta de la sopa de piedra. Cada año se suman nuevos ingredientes y actividades, como música, marionetas, lectura de cuentos a la sombra de los árboles y viajeros. Cada año se suman pueblos vecinos a la tradición y con cada aporte, la sopa de piedra se vuelve un símbolo más honesto de la idea de comunidad y fraternidad.

 

Más sobre nuestra idea de hábitos honestos: https://www.zafran.com.ar/zafranito/

 

Recibí contenidos en tu e-mail

Suscribite a nuestro newsletter para recibir novedades, recetas, contenidos sobre alimentación y descuentos.

Deja una respuesta